Curiosidades acerca de la Toxoplasmosis.

2019-03-18T15:13:36+00:00 18 marzo, 2019|

 

Curiosidades acerca de la Toxoplasmosis.

Qué es.

Cuáles son sus síntomas.

Causas de la enfermedad.

Prevención.

Tratamiento.

 

¿Qué es la Toxoplasmosis?

Es una enfermedad que se produce por la infección del parásito Toxoplasma gondii.

La causa más probable de la infección se produce al comer carne mal cocinada, la exposición a heces de algún animal infectado (generalmente gatos) o por transmisión de la madre al hijo durante el embarazo.

La mayoría de las personas infectadas no presentan signos visibles de infección, posteriormente procederemos a explicar sus síntomas.

En los bebés y en personas con un sistema inmunológico deficitario o debilitado puede ocasionar graves complicaciones.

Síntomas de la Toxoplasmosis.

La mayoría de las personas infectadas con un buen estado de salud suelen desconocer que tienen la infección, puesto que no presentan signos ni síntomas característicos, no obstante, algunas personas presentan signos y síntomas similares a los de la influenza, que pueden ser:

Dolor generalizado

Dolor de cabeza

Ganglios linfáticos inflamados

Fiebre

Fatiga

En personas con el sistema inmunológico deficitario:

Confusión

Falta de coordinación

Convulsiones

Alteraciones pulmonares

Visión borrosa

Finalmente, en bebés:

Si la infección se produce durante el embarazo o justo antes de este , la infección se puede transmitir al feto, inclusive cuando no se manifiestan sus signos o sintomas.

El bebé tiene más probabilidades de contraer la enfermedad si la infección aparece en el tercer trimestre, existiendo un riesgo menor de contagio durante el primero.

Cuanto antes ocurra la infección durante el embarazo las consecuencias serán más graves en el bebé.

Muchas infecciones tempranas tienen como resultado la muerte del bebé o un aborto espontáneo. Los bebés que sobreviven suelen tener secuelas tales como:

Convulsiones

Agrandamiento del hígado o del bazo

Color amarillento de la piel (ictericia)

Infecciones oculares graves.

Un porcentaje muy reducido de los bebés infectados por toxoplasmosis presentan signos o síntomas de la enfermedad en el momento de nacer.

Causas

El toxoplasma gondii es un parásito unicelular, capaz de propagarse por zoónosis (transmisión de animal, el cual es un vector, a humanos) y de propagarse entre especies animales. Los gatos salvajes o domésticos son los principales huéspedes del parásito.

Pese a que no puedes contraer la toxoplasmosis de un niño o un adulto infectados, la puedes contraer de las siguientes formas:

Entras en contacto con heces de gato que contengan el parásito.

Consumes agua o alimentos contaminados por el parásito. Es eñ método más frecuente. Carnes de cordero, cerdo y venado son las carnes con más probabilidades de ser infectadas por éste parásito.

Usas cuchillos, tablas para cortar u otros útiles contaminados. Cualquier utensilio de cocina que entre en contacto con carne infectada es susceptible de ser infectado por el parásito.

Comer frutas y vegetales sin lavar. Ya que el parásito puede estar presente en la superficie.

Recibes un trasplante de un órgano o una transfusión de sangre de una persona infectada.

Para prevenir muchas de las causas vistas a continuación, existe un producto llamado Amukina, que puede ser utilizado en la desinfección de manos y para la desinfección de alimentos.

Prevención

¿Dónde puedes encontrar Amukina?

¡En nuestra farmacia!

Amukina gel de manos (80 mL):

Amukina líquido (500 mL)

También debes seguir los siguientes pasos para evitar el contagio.

Utilizar guantes en el jardín o cuando tocas la tierra.

No comer carne poco cocida

Lavando los utensilios de cocina minuciosamente

Lavando frutas y verduras

No beber leche sin pasteurizar. La leche u otros productos lácteos sin pasteurizar pueden tener parásitos que provocan toxoplasmosis.

Evitando que los niños jueguen en areneros sucios.

Tratamiento:

Para el tratamiento de la toxoplasmosis generalmente se prescribe pirimetamina combinada con sulfadiazina y ácido folínico.

Los fármacos para pacientes inmunocompetentes o inmunosuprimidos son los mismos; solo cambiarán las dosis y el tiempo de tratamiento.

Una alternativa a esta terapia en pacientes con VIH puede ser el cotrimoxazol

La mayoría de los pacientes inmunocompetentes con toxoplasmosis no requieren tratamiento, a menos que presenten síntomas graves persistentes.

En las mujeres gestantes un tratamiento farmacológico temprano puede disminuir el riesgo de infección fetal o puede reducir la gravedad de la enfermedad si ya se ha transmitido la afección al feto.

Los niños con toxoplasmosis congénita, que presentan síntomas, deben recibir tratamiento con pirimetamina, sulfadiacina y ácido folínico.

En los casos de coriorretinitis, además de estos fármacos suelen añadirse corticoides.

Estos también se recomiendan cuando existen abscesos en los pacientes VIH con signos de hipertensión intracraneal.

Como ya se mencionó con anterioridad, la espiramicina es el fármaco recomendado para la infección de la mujer embarazada de cara a evitar la infección fetal, y la pirimetamina-sulfadiazina-folínico cuando la infección fetal se haya producido.

Los pacientes inmunodeprimidos deben ser tratados hasta 4-6 semanas después de la desaparición de los síntomas. Aquellos que presentan una infección asintomática no requieren tratamiento.

Fuentes:
https://www.webconsultas.com/toxoplasmosis/tratamiento-de-la-toxoplasmosis-2147

Deje su comentario